10 de abril de 2019

Posiciones recomendadas para dormir

Imagem da Notícia
El descanso tiene una función esencial: recuperar a nuestro cuerpo del desgaste diario. Por ello, debemos evitar estrés  y crear un ambiente lo más relajado posible desde unas horas antes.  Dentro de los principales factores que influyen a la hora de dormir para nuestro descanso, uno muy importante es la posición que tomamos al estar acostados.

En TENA® buscamos que tengas una buena calidad de vida, por lo que a continuación te compartimos las posiciones más eficientes para tener un sueño reparador. 
 
Lateral o posición fetal: la cabeza, columna y piernas van apoyadas, por lo cual necesitamos una almohada con la altura que permita que la cabeza se alinee con la columna. Al no tener peso encima, se favorece la respiración. 

 Uso de las almohadas: 
Si tenemos un dolor o molestias en la zona de la cadera podemos utilizar un cojín entre las rodillas y así mantener la continuidad de nuestra columna para evitar incomodidades en la espalda. 

La almohada nos debe permitir estar en una posición alineada entre la oreja-hombro y la barbilla-el esternón. 


Lo que debemos evitar: 
Tener la espalda semi apoyada y la pelvis girada ya que se pueden comprimir nervios a nivel lumbar o presentar algún dolor que baje hacia la pierna. 

Evitar colocar el hombro debajo del cuerpo, ya que se va a generar una presión en esta articulación, además la clavícula al verse comprometida puede generar estrés en los músculos del cuello. En este caso debemos colocar el hombro un poco hacia adelante. 

Si la almohada es muy alta del lado de la cabeza los músculos van a estar estirados y del otro lado los músculos se van a encontrar acortados, lo que nos puede llevar a una “torticolis”. 

Si no se utiliza almohada también podemos sufrir molestias a nivel del cuello ya que unos músculos van a estar estirados y otros acortados. 

 
 
Boca arriba: tenemos los brazos y piernas libres, lo que favorece una buena respiración y relajación corporal. 

Uso de las almohadas: 
De preferencia la almohada debe ser de una altura media, ya que si es muy alta aumenta la tensión en el cuello y si es muy baja aumenta la curvatura cervical y provoca tensión en esta zona. En esta posición podemos usar un cojín debajo de las piernas para disminuir la tensión lumbar. 


Lo que debemos evitar: 
Flexionar las piernas, ya que al girar la pelvis se puede generar estrés en las vértebras de la zona lumbar. 

Levantar los brazos, ya que la rotación puede comprimir ligamentos y tendones, ocasionando dolor. 

Colocar almohadas dobles o doblar nuestra almohada para que quede más alta  ya que va a producir un acortamiento de los músculos en el cuello. 

 
¿Y dormir boca abajo? Aunque es una posición muy popular, no es muy recomendada. La razón es que puede producir tensiones en el cuello debido a que la cabeza está muchas horas girada en una misma posición. En el hombro y espalda podemos presentar molestias y además la respiración se ve afectada o dificultada por el peso del cuerpo sobre los pulmones.  
Sin embargo, si esta posición es tu preferida lo ideal es colocar una almohada debajo de los pies para reducir la tensión en la zona lumbar o colocar un cojín debajo del vientre para reducir la hiperlordosis lumbar. 
 
Recuerda que en TENA® tenemos toda una gama de productos nocturnos que te ayudarán a tener protección y descanso por más horas, ya que cuentan con barreras anti-escurrimiento reforzadas y un diseño específico para estar acostado. ¡Conócela aquí! 

Suscribirse a nuestro boletín de noticias

¿Te gustaría recibir más noticias e información cuando publiquemos nuevas historias?

ATENCIÓN AL CLIENTE

01 800 522 5050