20 de febrero de 2019

¿Incontinencia durante el embarazo?

Imagem da Notícia

Estos escapes de orina se presentan generalmente en los últimos meses de gestación, especialistas nos explican cómo poder controlarlos y tips para reaccionar si debemos enfrentarlos durante el embarazo.

Durante el embarazo aumentan nuestros niveles de progesterona, haciendo que los músculos se vuelvan blandos; siendo los encargados del control de esfínter éstos disminuyen su capacidad de estar tensos y así evitar el paso de la orina. Es así como comienza la incontinencia urinaria, que produce ciertas incomodidades a la futura madre.

“Es una sensación muy incómoda y que provoca además situaciones fuera de nuestro control. Me pasó hace poco tiempo que tuve que viajar y tuve pérdidas de orina involuntaria en el trayecto, fue muy angustiante y tuve que cambiarme de ropa para no llegar así a mi destino. No utilizaba ningún tipo de protector porque ni siquiera sabía que existían diseñados especialmente para eso, pero ahora que ya consulté a un especialista se qué hacer.” cuenta Alejandra de 36 años, quien presentó estos síntomas durante su segundo embarazo. 

La incontinencia urinaria se presenta en alrededor de un 40 a 60% de las embarazadas, y suele aparecer en el tercer trimestre de gestación. Las mujeres que han presentado incontinencia antes del embarazo tienen hasta un 80% más de probabilidades de que la presenten y suele ser de mayor intensidad.

Es por eso, que las futuras madres que ingresan al último trimestre de embarazo deben estar atentas a los síntomas, ya que la incontinencia puede aumentar por las siguientes razones: en mujeres que tienen menor capacidad en su vejiga porque el útero la presiona y el peso del útero presiona el piso pélvico y esfínter, lo cual le impide contraerse bien.

Los especialistas recomiendan una serie de tips para controlar la Incontinencia en este periodo: 

  • Vaciar regularmente la vejiga durante el día, no pasar de las 3 horas entre cada micción.
  • Tener la precaución de vaciar bien la vejiga sin apurarse ni pujar. 
  • Realizar ejercicios de piso pélvico, idealmente durante todo el embarazo, si no, hacerlos con mayor frecuencia (2-3/día) en el último trimestre.
  • Contraer los músculos del piso pélvico antes de hacer un esfuerzo físico, como toser, tomar un peso, estornudar, etc.
  • Evitar aumento de peso gestacional, superior a los 15 kilos.
  • Cuidar la digestión para no pujar durante la evacuación. El pujo excesivo daña el piso pélvico y por ende el esfínter de la orina.
  • Evitar líquidos irritantes (aumentan las ganas de ir al baño), como: bebidas gaseosas, bebidas cola, café y/o té, bebidas cítricas.
  • En cuanto a la cantidad de líquido, no hay que restringirlo, una persona debe tomar lo que necesita. Según la recomendación no menos de 1,5 lts. 


Suscribirse a nuestro boletín de noticias

¿Te gustaría recibir más noticias e información cuando publiquemos nuevas historias?

ATENCIÓN AL CLIENTE

01 800 522 5050